Modo lectura
¡Modo aleatorio!
Mostrar hotkeys
  • Alt + Num0 = Inicio
  • Alt + Num1 = Proyectos
  • Alt + Num2 = Soluciones
  • Alt + Num3 = Las claves del exito en una relación profesional entre cliente y diseñador
  • Alt + Num4 = Blog
  • Alt + Num5 = Contactar
  • Alt + Num6 = Sobre mí
  • Alt + Num7 = Tienda
¡Hacia arriba!
¡Hacia abajo!
El otro camino

Las claves del exito en una relación profesional entre cliente y diseñador

Este apartado lo he dedicado a la relación entre los clientes y los diseñadores con el fin de que ambas partes se puedan entender mejor y de ello pueda surgir y mantenerse una exitosa y duradera relación profesional. Esta pensado tanto para personas que nunca han trabajado con diseñadores como para personas que si que lo han echo. ¡Espero que te sea de ayuda!


1 | ¡Se cliente-diseñador mi amigo! – Entender el uno al otro

2 | ¿Como encuentro/elijo al diseñador adecuado para mi proyecto?

3 | ¡Amigo, hazme un logo así rapidillo en media hora! – El proceso del diseño

4 | El valor del diseño

5 | ¡No te operes tu mismo!¡Para eso están los cirujanos!

6 | ¡Somos una inversión, no un gasto!

7 | Las 6 claves para crear y mantener una relación laboral exitosa entre cliente y diseñador

8 | Los beneficios de una buena relación cliente-diseñador



1. ¡Se cliente-diseñador mi amigo! – Entender el uno al otro

La mayoría de los problemas que surgen en las relaciones entre clientes y diseñadores se suelen deber a la falta de comunicación o comprensión mutua. Incluso una relación cliente-diseñador se puede comparar con una relación entre una pareja: Cuando entre una pareja empiezan a surgir dudas, se empieza a perder confianza mutua y eso acaba muchas veces en ruptura. Esto se debe en gran parte a la falta de comunicación y comprensión mutua. Por eso es vital comprender por ambas partes en que consiste ser cliente y en que consiste ser diseñador. Un cliente debe comprender a un diseñador y viceversa. Por decirlo de alguna manera, se deben meter en la piel el uno del otro o como dijo Bruce Lee, en el Show de Pierre Burton, “Be water my friend”.

Los diseñadores/creativos

El gran problema con el que tenemos que lidiar los profesionales que nos dedicamos al mundo de la comunicación visual creativa, ya seamos diseñadores gráficos, tipógrafos, fotógrafos, ilustradores, maquetadores, etc., especialmente al principio, es que las personas y los clientes valoren nuestro trabajo. Frecuentemente es infravalorado, especialmente al principio y esto se debe a que la profesión del creativo es desconocida para la mayoría de las personas, sobretodo para aquellos ajenos a este sector de mercado. Sin embargo, poco a poco esto va cambiando y las empresas se están dando más y más cuenta de la importancia de nuestra labor y las oportunidades y mejorías que les podemos aportar. Cada vez somos más necesarios en las estrategias comerciales.

Nuestra labor y deber se basa principalmente en comunicar un mensaje de forma visual de la manera más creativa posible, convertir tus ideas intangibles en algo tangible y sorprendente para tu público objetivo, mucho más allá de saber manejar más o menos herramientas (Photoshop, Illustrator, etc.). Partiendo de esa premisa, existe una gran variedad de soluciones que te podemos ofrecer. Pero también somos consultantes profesionales que te podemos aportar nuestra experiencia, conocimiento del mercado y información sobre los recursos que están a tu disposición para realizar tus proyectos.

En 2013, Adobe creó un video llamado Creative Class que me parece que define muy bien lo que hacemos. ¡Te invito a verlo!

Pero para poder valorar nuestra labor es imprescindible conocer como trabajamos y en que nos basamos para poner precio a nuestros servicios y trabajos. Este tema lo explicaré posteriormente.

Los clientes

Los clientes que no cuentan con una amplia cartera de profesionales, que quieren empezar un nuevo proyecto y tienen que buscar a un diseñador para el proyecto, frecuentemente se preguntan: ¿A quién puedo contratar para solucionar mis problemas?¿Será esa persona capaz de proporcionarme soluciones eficaces?¿La solución me hará ganar dinero de verdad y recuperar el dinero gastado (ROI)?

Este tipo de dudas surgen debido al estado de incertidumbre en los que se encuentran a veces los clientes o también cuando un cliente empieza a trabajar por primera vez con un diseñador en concreto. Este tipo de dudas intentaré aclararlas en el siguiente apartado.

2. ¿Como encuentro/elijo al diseñador adecuado para mi proyecto?

Es relativamente sencillo encontrar diseñadores para tus proyectos a través de las bolsas de trabajo anunciando tu proyecto y tus requisitos. Sin embargo, es algo más complejo encontrar el adecuado para tu proyecto. Es recomendable que tengas claro que es lo que necesitas para tu proyecto y posteriormente analices los portfolios de los diferentes diseñadores, la calidad de sus trabajos o también puedes pedir recomendaciones. Para hacerte una idea del tipo de trabajos y sus precios, puedes pedir al diseñador que te enseñe trabajos realizados en función de sus presupuestos.

Estas son algunas de las características que pueden influir en tu elección:

  • Grado de experiencia / Talento: El talento es difícil de medir pero se puede hacer evaluando el portafolio, las propuestas, las referencias y la capacidad de comunicar efectivamente lo que un cliente pide. Sus trabajos deben llamar la atención y tener impacto, aparte de ser creativos e innovadores.
  • Atracción: En cualquier proceso creativo, tanto la personalidad como la capacidad de comunicarse fácilmente cuenta para establecer un buen rapport con el diseñador.
  • Capacidad: El ámbito y escala del proyecto del cliente a veces necesita varios diseñadores.
  • Localización: A pesar de que internet ha facilitado mucho el hecho de trabajar de forma distanciada, la presencia física del diseñador mejora la comunicación.

Contratación

En cuanto a la contratación, puedes contratar un diseñador para que trabaje de forma fija en tu empresa, subcontratarlo a través de una agencia o simplemente ponerte en contacto con ese diseñador para un proyecto en concreto. No obstante, es importante contratar al diseñador antes de empezar el proyecto ya que incluirlo una vez haya empezado es muy ineficiente por que ya se han tomado muchas decisiones sin su presencia y esto provoca retrasos.

Solicitud de proyectos

¡Puede que tu estés buscando a un diseñador o puede que este te esté buscando a tí! Los diseñadores muchas veces presentamos propuestas a las empresas sin que ni siquiera sepan de nuestra presencia.

Entonces, cuando tu como cliente necesitas a un diseñador para un proyecto gráfico la herramienta más eficaz para exponer tus objetivos, especificaciones y la información profesional es el brief. Es una herramienta muy eficiente ya que proporciona gran cantidad de información muy concreta al diseñador. Los briefs varían en función del tipo de proyecto que estés solicitando, pero un buen ejemplo de brief podría contener estos apartados:

  • Antecedentes: Información sobre la compañía o organización, incluyendo su tamaño, servicios primarios y productos.
  • Audiencia: Información general sobre el publico objetivo.
  • Objetivos: Los objetivos generales del proyecto.
  • Medios: Los medios que han de ser diseñados para el proyecto (web, cartelera, etc.)
  • Estilo y sensaciones: La dirección general en cuanto a estética y emociones que transmite la compañía.
  • Especificaciones: Los derechos necesitados, tamaños, dobleces, colores, tintas, gramajes de papel, etc.
  • Tiempo: La fecha en el que el proyecto debe ser entregado.
  • Horario/Plan preliminar: Un plan en el que se establece cuando se va a entregar el material al diseñador, pero también para conceptos iniciales, revisiones y arte final.
  • Otras cuestiones: Cualquier otro aspecto que debe tenerse en cuenta como el hecho de si el diseñador va a necesitar a otros profesionales para el trabajo (ej: fotógrafo).
  • Forma de evaluación: Aspectos relacionados con la forma de elegir al diseñador, ya sea si va ser por entrevista o a través de un portafolio con propuestas.

Estos solo son unos cuantos aspectos que se deberían tener el cuenta, pero cuando más completo esté, más fácil y claro lo tendrá el diseñador y más eficiente y rápido se desarrollara el proyecto. De esta forma se evitan mal interpretaciones.

Ahora viceversa, cuando un diseñador propone una propuesta a una empresa sin que esta lo haya solicitado se suele dar de esta forma:

  • Un diseñador genera una propuesta en base a unas investigaciones que ha realizado sobre la compañía en concreto con el fin de entender la filosofía de esta compañía, su estilo, publico objetivo, etc.
  • Las limitaciones de las posibles propuestas deben ser especificadas por el cliente al principio (Ej.: concurso de diseño).
  • Es importante tanto para el cliente como para el diseñador especificar la dirección de la propuesta que se va a hacer para que no haya sorpresas posteriormente. Por ello el diseñador debe establecer sus tarifas en función de diversos factores como el rango de servicios que ofrece, el valor del proyecto, el uso, las condiciones de mercado, horarios, presupuesto y horas invertidas.
  • Las tarifas dependen del valor que el cliente intenta darle al proyecto. Por ejemplo las tarifas son mas altas en cuestión de un diseño de identidad corporativa completo que simplemente una tarjeta de contacto.

3. ¡Amigo, hazme un logo así rapidillo en media hora! – El proceso del diseño

Pienso que a muchos de nosotros (los diseñadores) nos suena bastante la frase que introduce este apartado. Que diseñador no tiene amigos que le han pedido algún favorcillo, formulando su petición de forma desaliñada del tipo “¡Amigo, hazme un logo así rapidillo en media hora!”. Normalmente a los diseñadores esto casi nos suena bastante cómico por que sabemos el esfuerzo y trabajo que hay detrás de un logotipo, por muy sencillo que aparente. Pero claro, como no hacerle un favor a un amigo ¿no?. Sin embargo aquí pueden pasar dos cosas: 1) Hacemos el logotipo a nuestro amigo en media hora y el resultado probablemente resulte bastante ineficiente por que es demasiado poco tiempo como para desarrollar un logotipo de forma adecuada ya que faltan pasos muy importantes como la investigación, bocetado, etc. 2) Le decimos a nuestro amigo que hacer un logo lleva mucho más trabajo y tiempo de lo que el piensa y que por ello nos tendrá que pagar algo (con descuento amigo por supuesto) para compensar dicho tiempo, ya que estaremos normalmente saturados de trabajos de otros clientes. Ante esta situación puede darse varios casos como: el amigo accede tus condiciones por que confía en ti o simplemente te contesta que cualquier otra persona se lo puede hacer por mucho menos, ¡incluso gratis!.

Estas situaciones se pueden dar fácilmente cuando la otra persona desconoce el proceso de creación real detrás de un diseño. Por eso me parece importante que tú como cliente sepas algo sobre el proceso del diseño para entenderte mejor con un diseñador y así evitar posibles conflictos.

Proceso

En esta parte existen muchas metodologías que dependen del tipo de proyecto que se esta solicitando, del profesional que lo va a realizar, etc. A niveles generales, se puede establecer una estructura simple del proceso dividida en 3 pasos:

  • Fase de descripción del proyecto (brief): Se trata de la fase en la que se describe el proyecto, las formas que va a adoptar, el numero de versiones que va a tener, el proceso de aprobación del cliente y el rango de tiempo.
  • Fase de desarrollo: Implica la fase producción, la que sigue a la aprobación del cliente. Incluye la asignación de ilustración, fotografía, redacción, composición tipográfica, correcciones de texto, supervisión de dichos componentes, tiempos estimados de producción e imprenta y el plan de aprobación del cliente.
  • Fase de producción: Se trata de la producción final. Consiguientemente de la aprobación anterior del cliente, la fase de producción final empieza. En función del producto o productos finales, una empresa de diseño ha de encargarse de la producción y supervisar la impresión en la imprenta. Si los diseñadores han de presentar presentaciones PowerPoint, multimedia o webs, la programación es parte de esta fase.

Para afinar algo más te aporto un diagrama de fases del proceso de diseño del libro “Desarrollo de un proyecto gráfico” de Index Book:

  1. Definir el encargo: Definir el problema de comunicación existente entre el cliente y su público.
  2. Planificar: Determinar quién lo hace, cuando se hace y cuanto cuesta el encargo.
  3. Analizar: Recopilar información, examinarla y sacar conclusiones respecto a las necesidades y objetivos del encargo.
  4. Conceptualizar + Formalizar (Bocetado y desarrollo gráfico): Solucionar gráficamente el problema de comunicación tomando como base las conclusiones del análisis.
  5. Presentar: Mostrar al cliente el diseño con el objetivo de que lo entienda y lo apruebe.
  6. Producir + Implementar: Dar instrucciones y realizar el seguimiento de la producción e implementación (Llevar el trabajo a imprenta y controlar el proceso).
  7. Facturar: Presentar la factura al cliente
  8. Valorar resultados: Valorar los resultados en función de las necesidades y objetivos establecidos inicialmente (entre el cliente y el diseñador).

Materiales

Una parte muy importante dentro del proceso de diseño son los materiales adicionales con los que tenemos que trabajar los diseñadores. Se refiere al material que tu como cliente nos tienes que pasar en el caso que dispongas de ello como imágenes, colores y tipografías corporativas, información a introducir en las propuestas, etc. Es muy importante que el material que nos entregues no viole sus derechos de uso. Por ejemplo, si quieres que usemos una imagen en concreto para una propuesta, tienes que comprobar que su licencia de uso para evitar sea violada, ya siendo una imagen propia, adquirida, de uso libre, etc. No vale descargarla de cualquier sitio y utilizarla sin más, ya que te puede acarrear problemas de violación de derechos de uso.  Has de asegurarte que todo el material que tu aportes para tu proyecto se puede utilizar legalmente. Una infracción de derechos de uso por parte del cliente correrá por parte del mismo y no por parte del diseñador (esta cláusula aparecerá en el contrato).

La otra opción es que nosotros adquiramos el material necesario. Durante el proceso puede que nos parezca interesante utilizar cierto material adicional que debamos adquirir para tu proyecto, ya sea una tipografía o una fotografía. Estas adquisiciones a veces son necesarias para cumplir con los objetivos comunicativos de tu proyecto correrá a cuenta del cliente pero evidentemente el diseñador consultará primero antes de hacer nada. Un ejemplo claro sería la compra de una familia tipográfica para una identidad corporativa.

La otra parte con gran indecencia en el ritmo de desarrollo del proyecto son las entregas del material por parte del cliente al diseñador. Lo más seguro es que tu como cliente seas el que más prisas tenga a la hora de finalizar un proyecto. Por ello es imprescindible que nos entregues el material con suficiente antelación, por que un retraso en la entrega de los materiales significa un retraso en la entrega del proyecto. Lo que se suele hacer es un plan o calendario de entregas de material, en el cual se fijan las fechas para las entregas y de esta forma se tiene todo mucho más controlado.

Plan de entregas/finalización de fases/revisiones

Para asegurar que el proyecto avance ajustándose al tiempo disponible, hay que fijar la fecha de entrega del proyecto. Incluso mucho mejor sería fijar fechas limites para cada fase del proyecto (descripción del proyecto, propuesta de posibles soluciones, fase de desarrollo, etc.). Este plan ha de complementarse con el plan de entrega de materiales.

Tarifas

La forma de establecer las tarifas varia según el tipo de encargo y diseñador. En algunos casos se tarifa por horas, en otros de forma mensual, en otras por fases, etc.

  • Inicialmente se establece un presupuesto base aproximado (o un máximo) para que nosotros los diseñadores podamos calcular y analizar la forma de desarrollar el proyecto. Este presupuesto incluye  el diseño, la maquetación, la composición tipográfica, etc. Sin embargo, es importante destacar que aquí no se incluyen los gastos adicionales como son los cambios del autor, gastos por superación del limite de tiempo establecido, viajes de larga distancia, etc. Por eso es importante definir en el contrato inicial que partes entran, ya que los cambios posteriores voluntarios por parte del cliente no estarán incluidos.
  • Gastos posteriores que suponen sobreprecios por administración y supervisión se añadirán posteriormente al presupuesto base.

Plan de pago

Muchos proyectos se facturan por fases. Frecuentemente se suele pagar al rededor de un 30% de la tarifa total estimada al principio (proyectos más grandes un 40-50%). En este caso ayuda bastante crear un plan de pago a la hora de definir el contrato. Otra forma es dividir equitativamente la factura en meses. Eso nos posibilita a los diseñadores predecir los ingresos en proyectos largos y previene conflictos futuros. Una vez emitida la factura, el cliente puede pagar con un máximo de 30 días de retraso o lo que venga constatado en el contrato (suele variar en función del tipo de cliente).

Derechos, uso y crédito

Al principio hay que establecer el uso del proyecto gráfico encargado, las propiedades de los derechos y diseños (licencias), líneas de crédito, aprobaciones, cargos de intereses por pago retardado y otros temas como los salarios, confidencialidad y terminación. Esto debe formar parte del contrato escrito.

En cuanto a los derechos/licencias se puede diferenciar entre derechos limitados o múltiples.

Limitados
Son aquellos derechos que limitan el uso del diseño en cuestión. Los derechos de uso deben ser especificados en la orden de compra, concretando el tipo de mercado, medio, tiempo de uso, lugar geográfico, etc. La venta del diseño original se hace en una transacción diferente. Siempre que se desee ampliar los derechos de uso del diseño se tienen que pagar tarifas adicionales.

  • Uso para presentación y investigación interna: Resulta muy económico ya que el material solo se va a usar dentro la empresa o para un grupo reducido.
  • Mercado de prueba: Otra solución económica pensada para el uso de un rango de mercados limitados.
  • Electrónica: Implica el uso del diseño en dispositivos electrónicos o internet.
  • Puntos de venta: Incluye todos los tipos de materiales como señales, flyers, folletos, catálogos, carteles de compra y venta , etc.
  • Exterior: Todos carteles que van a ser expuestos en el exterior, ya sean carteles, mupis (marquesinas de los buses), vallas publicitarias, etc.
  • Publicaciones: Todo tipo de revistas, boletines informativos y periódicos, como también todo el material perteneciente a estos.
  • TV: Uso del diseño en la TV.

Múltiples
Algunos clientes que usan los diseños con altos niveles de exposición en sus productos y servicios quizás prefieran esta opción que incluye mayores periodos de tiempo, más regiones y más mercados.

  • Ilimitados: Implica la compra de todos los derechos relacionados con el diseño en todos los medios, regiones, tipos de mercado, etc. No obstante, el derecho de autor sigue perteneciendo al artista, por lo que podrá usar el diseño para autopromoción.
  • Exclusivos limitados: Se usa para cuando el artista desea recuperar los derechos del diseño después de un tiempo.
  • Adquisición: Supone la venta total de los derechos, incluyendo los derechos propios del artista. Su precio es el más elevado de todos por que resulta poco favorable para los diseñadores.

Entrega de artes finales

La entrega del material se efectuará una vez finalizado los tramites del pago de los servicios realizados. Esto quiere decir que se te entregará el material gráfico solicitado vía Internet y/o por copia física. Si el encargo implica producción (impresión del material), el responsable de la entrega será la empresa a la que se la ha asignado dicha producción (la imprenta asignada).

Volviendo a nuestro amigo

Después de explicar las partes que implica un proyecto gráfico, vuelvo al favor del amigo. ¿Realmente le estaríamos haciendo un favor haciéndole un logotipo en media hora? Imagina que ese amigo fueses tu como cliente, ¿Querrías algo barato, rápido e ineficiente o un trabajo bien realizado y siguiendo los pasos necesarios? Desde luego a los diseñadores nos gusta hacer el trabajo bien y además tenemos la responsabilidad de ofrecerte un buen producto.

4. El valor del diseño

Es uno de los aspectos más complicado para los diseñadores y para los clientes, es decir, el de poner precio al trabajo que realizamos. Mayormente viene limitado por el presupuesto del cliente, pero a veces también lo marca el diseñador.

Estos son algunos de los factores que ayudan a poner valor un proyecto gráfico:

  • Tipo de cliente: Los diseñadores somos bastante flexibles y nos adaptamos al tipo de cliente con el que trabajamos. El precio de un proyecto gráfico depende en parte del tipo de cliente y lo solemos organizar en clientes pequeños, medianos y grandes. No podemos valorar de la misma forma si realizamos un trabajo para Coca Cola que si lo hacemos para una empresa pequeña. No seria justo.
  • Reputación del diseñador: Evidentemente un diseñador senior no cobra lo mismo que un diseñador junior que acaba de empezar. En este caso se valora la experiencia.
  • Tipo de proyecto gráfico: El tipo de proyecto y su envergadura condiciona lógicamente el valor. Cuanto más grande y más complejo sea, mayor será su valor. No es lo mismo diseñar una identidad visual corporativa o una página web que diseñar un cartel publicitario.
  • Responsabilidad del diseñador: Cuanto mayor sea la responsabilidad la que implique su participación en el proyecto, mayor será su coste. Por ejemplo no es lo mismo un director de arte que tiene que dirigir a un equipo que un diseñador que forma parte dicho equipo.
  • Destino final del diseño y licencias/derechos adquiridos: No se valora de la misma manera un diseño que solo se va a utilizar únicamente, por ejemplo, para carteles en la calle que un diseño que va aparecer en la televisión, en internet y encima en varios países. También influye el tiempo que se va a utilizar y el tipo de mercado. Elegir un tipo de licencia u otra puede abaratar o encarecer su valor, sin embargo un diseñador responsable te asesorará adecuadamente y te ayudará a elegir la más adecuada para tus necesidades.

5. ¡No te operes tu mismo!¡Para eso están los cirujanos!

Imagínate que necesitas operarte. ¿Qué harías? Lo normal es que vayas a un hospital donde existen cirujanos especializados, no te operas tu mismo, ¿no? Bueno pues cuando contratas a un diseñador para que te proporcione soluciones ocurre lo mismo. Tu nos presentas tus problemas de comunicación (“dolores”) y nosotros te generamos soluciones (“te operamos”). ¿Y si te intentas operar tu mismo?¿Cual sería el resultado?

6. ¡Somos una inversión, no un gasto!

Quizás tu como cliente nos veas como un gasto por que necesitas contratar a una persona para que te resuelva un problema de comunicación visual. Sin embargo, nosotros no solo somos unos profesionales que se dedican a solucionarte problemas de comunicación visual, también somos personas te ofrecemos soluciones que están pensadas para que te beneficien  a ti y a tu empresa en el presente y en el futuro. ¡Por eso venos como una inversión, no como un gasto adicional!

7. Las 6 claves para crear y mantener una relación laboral exitosa entre cliente y diseñador

  1. Respetarse mutuamente: Es importante mostrar respeto por la labor de cada parte y para ello hay que entender que implica ser cliente y que implica ser diseñador.
  2. Acertar con el tipo de diseñador para tu proyecto: No vale cualquier diseñador para tu proyecto. Debe ser un diseñador cuyas habilidades comunicativas y creativas se ajusten a lo que tu necesitas. A parte debe ser responsable en su forma de trabajar y cumplir con los objetivos del proyecto y las entregas.
  3. Entenderse mutuamente: Si no estas muy enterado de como se trabaja en el sector del diseño, investiga por tu cuenta o habla previamente con algún diseñador para poder entender mejor a la otra parte y saber respetar su labor. También es deber para el diseñador respetar al cliente en los aspectos que desconoce.
  4. Saber valorar los esfuerzos: Los diseñadores nos esforzamos por ofrecerte las mejores soluciones posibles. Todo el proceso lleva tiempo, mucho esfuerzo y si se hace bien te será muy valioso a largo tiempo. Sino simplemente hazte la pregunta  ¿Como comunicarías visualmente tus ideas de la forma más creativa y efectiva si no existiésemos?
  5. ¡No te operes tu mismo!: Muchas veces los clientes contratan a un diseñador y posteriormente intentan diseñarse ellos mismos el proyecto. Esto entorpece nuestra labor mucho y empeora los resultados y la comunicación con el cliente. ¡No es necesario que te operes tu mismo, para eso están los cirujanos!
  6. Somos una inversión no un gasto: ¿Que te cuesta más..invertir o gastar? ¡Vernos como una inversión desbloqueará tus miedos y te aportará muchos beneficios!

8. Los beneficios de una buena relación cliente-diseñador

Los beneficios son cuantiosos cuando hay una buena comunión entre el cliente y el diseñador. No obstante, para ello implica poner cada uno de su parte. Cuando un diseñador y un cliente se entienden puede surgir una colaboración duradera. Pueden suceder cosas tan maravillosas como estas:

  • Tu como cliente te entiendes muy bien con tu diseñador, te gusta su forma de trabajar y te genera confianza a la hora de proponer soluciones. Eso quiere decir que en el futuro puedes encargarle más trabajos sintiéndote más seguro por que aporta fiabilidad. No solo que te aportará seguridad a nivel de comunicación visual creativa, sino que no tendrás que preocuparte por encontrar a otro (siempre y cuando encaje con lo que tu proyecto pide) y encima ahorrarás tiempo. Para el diseñador también será gratificante ya que tendrá una fuente de flujo de trabajo más o menos constante.
  • Con el tiempo, ambas partes sabrán que quiere cada uno. El diseñador sabrá que tipo de solución busca el cliente o cual son sus gustos y el cliente sabrá que es lo que le va a pedir diseñador durante el proceso de trabajo. Eso significa ahorrar tiempo y por lo tanto dinero.
  • Si hay una buena relación entre cliente y diseñador habrá empatía, a través de la cual os podéis beneficiar mutuamente como por ejemplo el diseñador haciendo descuentos en sus servicios y tu proporcionando muestras de tus productos para que los pueda compartir con sus amigos y hacerte promoción.
  • Una buena relación amplifica la efectividad, reduce los tiempos de desarrollo y mejora las propuestas resultantes.

Estas solo son uno de los muchos beneficios que nacen de una buena relación. ¿Te gustaría descubrir los demás? ¡Simplemente inténtalo!


Agradecimientos y bibliografía

Espero que este el tiempo que hayas invertido en el leer este artículo te haya servido para ofrecerte una visión más clara respecto a la relación entre cliente y diseñador, seas uno u otro.

Bibliografía

  • Desarrollo de un proyecto gráfico de Index Book
  • Diseño rentable de Xènia Viladás
  • Pricing & ethical guidelines de HOW Design Books